Minería en Argentina una industria transformadora

461_encabezado

Con tan sólo dos décadas de trayectoria ininterrumpida, el sector minero argentino ha podido sentar las bases de la transformación económica para las comunidades en que se asientan los proyectos. Una ambiciosa cartera con diferentes emprendimientos emerge a la vista como la gran esperanza para continuar el camino ya trazado. La diversidad de minerales, coyunturas económicas y políticas, así como el retorno de los capitales de riesgo son las claves para que la minería siga consolidando su rol como impulsor y dinamizador de economías regionales.

Argentina cuenta con una industria minera que ya cumplió dos décadas. Independientemente de que no es el mayor contribuyente al Producto Bruto Interno del país –calificación reservada a la agricultura y la ganadería desde hace siglos-, la relevancia de nuestro sector en las economías regionales, particularmente las provincias cordilleranas, es de trascendencia. Una amplia y diversificada oferta de minerales y metales ha permitido que Argentina haya asumido un rol destacado en el concierto minero mundial con su aporte de diversos metales –oro, plata, cobre, litio, plomo, zinc-. Pero, por sobre todas las cosas, Argentina tiene un muy alto potencial que abriga la esperanza de que con su puesta en valor, supere con creces lo realizado a la actualidad.

Con un amplio apoyo del gobierno nacional, consciente de su fuerte potencial medido a través del impacto social y económico en regiones aletargadas de Argentina, la administración central ha establecido que la minería es uno de los principales motores económicos, y es por ello que se han formulado políticas de estado tendientes a facilitar el arribo de inversiones de riesgo. Con más del 75% del subsuelo pasible de mineralización sin haber sido prospectado, Argentina ofrece riqueza geológica y seguridad jurídica. Sobre esta base, se proyectan oportunidades de inversión en el sector minero por encima de los US$30.000 millones (ver Tabla 1)

industriaminera1
Tabla 1 – Proyectos mineros avanzados de la República Argentina (Fuente: Secretaría de Minería de la Nación)

La eliminación de retenciones a las exportaciones, unificación del tipo de cambio, supresión de trabas a las importaciones de bienes e insumos, y la aprobación del Acuerdo Federal Minero entre la Nación y las provincias son herramientas fundamentales para ofrecer mayor previsibilidad a los inversores.

El inicio productivo de Bajo la Alumbrera, Cerro Vanguardia, Salar del Hombre Muerto, Veladero, Pirquitas, Manantial Espejo, San José, Olaroz, Cerro Negro y Don Nicolás representa solo la punta del iceberg del potencial minero argentino, de momento que una cartera de proyectos diversificada con nombres como Cerro Moro, Lindero, Chinchillas, Cauchari-Olaroz, Salar del Rincón en el corto plazo, así como Pascua-Lama, Potasio Río Colorado, Taca Taca, Agua Rica, Pachón, Los Azules, Altar-Rio Cenicero, Josemaría y Filo del Sol, así como varios proyectos de litio, marcan el rumbo del futuro en lo que respecta a la continuidad de la puesta en valor del subsuelo de Argentina.

Las grandes oportunidades que ofrece la geología argentina

A continuación, y sobre información brindada por el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR), se ofrece una descripción de la geología de las regiones Noroeste, Cuyo y Patagonia. En cada una de ellas proliferan diversos modelos geológicos que permiten observar la amplia diversidad mineralógica, lo que resulta de gran atractivo para el inversor internacional.

Región Noroeste

En esta región se pueden observar los modelos metalogenéticos con potencial minero, que incluyen los SEDEX en basamento sedimentario paleozoico (Mina Aguilar); sistemas vetiformes de oro-estaño tipo saddle reef, en la continuidad austral del cinturón boliviano (Distrito Rinconada; Mina Incahuasi); epitermales, en calderas y domos cenozoicos – prolongación austral de las fajas polimetálicas bolivianas (Mina Pirquitas; Chinchillas); clúster de pórfidos de cobre y pórfidos auríferos en ambiente de arco cenozoico (Lindero y Taca-Taca); pórfidos de cobre-oro-molibdeno (Distrito Farallón Negro); ambientes de salares con litio, boro y potasio en salmueras de cuencas cerradas cenozoicas en salares de La Puna.

Al momento hay recursos identificados por 46 Moz de oro, 875 Moz de plata, 58 billones de libras de cobre, 60 MT de carbonato de litio, 127 MT de boro, y 134 MT de cloruro de potasio.

Es una zona muy rica con alta potencialidad y gran porcentaje de sus áreas sin explorar. Esta zona de salares se encuentra en el Triángulo del litio que incluye el NOA de Argentina, Bolivia y Chile. En menos de 10 años, la potencialidad geológica del NOA ha demostrado rápidamente que puede ofrecer al mundo un commodity con una demanda en crecimiento constante.

El potencial de recursos de litio en salares en ocho proyectos –Cauchari, Olaroz, Rincón, Fénix, Sal de Vida, Antofalla, Mariana-Llullaillaco, Tres Quebradas y Sal de los Ángeles (Diablillos), ha permitido identificar aproximadamente 60 MT de carbonato de litio, que podrían abastecer casi 150 años (Ver Tabla 2). Argentina fue el país productor más dinámico de los últimos años al incrementar, de 11% al 16% de participación en el mercado de derivados de litio. Además del potencial en salares, el país cuenta con varios distritos pegmatíticos: 19 con enriquecimiento en Litio, que se ubican en su mayoría en la provincia de San Luis, en menor proporción en la provincia de Córdoba y en estudio en las provincias de Catamarca y Salta.

Región de Cuyo

En la región de Cuyo, los modelos metalogenéticos más comunes incluyen los Epitermales vinculados a sistemas de domos y pórfidos (Sector argentino de la Faja El Indio–Maricunga–Valle del Cura (Veladero; Lama)); Pórfidos de cobre del NW de la provincia de San Juan y continuidad en el SW de la provincia de La Rioja (Mogote; Filo del Sol; Batidero); Faja de Pórfidos del SW de San Juan (Los Azules; Altar; Pachón); Epitermales y pórfidos de cobre-molibdeno (Distrito Famatina); shear zone auríferos, con exponentes en el sur de La Rioja y su continuidad en el norte de San Luis (Sierra de Las Minas); potasio en evaporitas marinas (Potasio Río Colorado).

Al momento se han identificado un total de recursos por 78 Moz de oro, 1.550 Moz de plata, 122 billones de libras de cobre, y 1.000 MT de cloruro de potasio en la Cuenca Neuquina.

El Servicio Geológico Minero Argentino –SEGEMAR- ha hecho un análisis de toda la información de San Juan a solicitud del Gobierno de la Provincia de San Juan (Ministerio de Minería), identificando más de 250 targets de exploración, los cuales se han rankeado en función de su potencial según análisis de la información (estructural, geoquímica, geofísica, geológica y metalogénica) tanto pública como la que disponen de las empresas en reportes públicos bajo la normativa canadiense NI 43-101.

industriaminera

Tabla 2 – Detalle de los ocho principales proyectos mineros de litio

Región Patagónica

En la región Patagónica, los modelos metalogenéticos con potencial minero incluyen Epitermales de Baja Sulfuración asociados al magmatismo extensional jurásico en el Macizo del Deseado (Cerro Vanguardia; Cerro Moro; Cerro Negro; San José); Epitermales asociados al magmatismo permo-triásico en el Macizo de Somun Cura (Calcatreu; Los Menucos; Navidad); Uranio sedimentario (Cerro Solo; Laguna Salada).

Al momento se identificaron recursos por 19 Moz de oro, 1.150 Moz de plata, y 21.245 toneladas de uranio.

_______________________________________

Argentina y su industria minera en cifras

• Más de 500 prospectos conocidos
• Más de 350 prospectos en etapa de exploración
• 9 proyectos en etapa de exploración avanzada 
• 18 proyectos factibilizados y/o prefactibilizados
• 5 minas en etapa de construcción
• 16 minas en producción

_______________________________________
Conclusiones

El potencial de exploración incluye 282 MT de cobre, 300 Moz de oro, 3.500 Moz de plata, 250 MT de boratos, 100 MT de carbonato de litio, y 2.750 MT de cloruro de potasio. Mientras tanto, en etapa de desarrollo y explotación se pudieron cuantificar 67,1 MT de cobre, 143 Moz de oro, 1.700 Moz de plata, 123 MT de boratos, 60 MT de carbonato de litio, y 1.000 MT de cloruro de potasio.

Si se la compara con poderosos vecinos como Chile y Perú, Argentina es una de las jurisdicciones con menor desarrollo minero a lo largo de su historia. Se considera que más de un 70% de su subsuelo pasible de mineralización se encuentra sin analizar, lo que se traduce en la existencia de grandes oportunidades para alumbrar nuevos depósitos.

La presencia de operadores mineros ha derivado en el desarrollo de las comunidades en que se encuentran enmarcados los depósitos minerales. Como se indicara previamente, y con solo dos décadas de trayectoria, Argentina se ha constituido en uno de los nuevos referentes de la minería mundial. La conjunción de políticas de estado, mayor demanda de minerales, geo- política internacional, y retorno de financiamiento al sector son las claves para que Argentina continúe su camino minero hacia la superación.

Be the first to comment on "Minería en Argentina una industria transformadora"

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*